Las 5 preguntas más comunes que se hacen al fisioterapeuta

Las 5 preguntas más comunes que se hacen al fisioterapeuta

¿Cuáles son las 5 preguntas más comunes que se hacen al fisioterapeuta? Como es lógico, a todo el mundo nos surgen dudas similares a la hora de asistir a fisioterapia. Y es que, aunque cada vez es más frecuente acudir incluso sin tener lesiones, todavía hay personas que no conocen ben esta disciplina.

1.- ¿Con qué frecuencia tengo que ir a fisioterapia?

Esta pregunta es una de las más escuchadas por el fisio. Y es que, la respuesta es compleja. Como buen profesional, te dirá que depende de la lesión que sufras habrás de ir más o menos a menudo. Es decir, tras una operación, y cuando ya haya bajado la inflamación, puede que necesites una sesión diaria que, seguramente se irá espaciando con el tiempo. Pero si lo que tienes es una lesión muscular, puede que la sesión sea semanal, e incluso quincenal. Será el propio fisioterapeuta quien deba decirte las necesidades que tiene tu problema.

2.- ¿Es normal que tenga dolores musculares tras una sesión?

La respuesta es clara, . Ten en cuenta que el fisio durante la sesión estimulará los músculos y los hará trabajar. La sensación de dolor que puedes sentir, es más bien una molestia por el trabajo realizado (más o menos intensa) o agujetas. No obstante, esas oscilaciones de dolor debes comunicárselas siempre a tu fisioterapeuta para que él pueda valorar correctamente.

3.- ¿Es malo que me chasquen las articulaciones?

Todo depende si sientes o no dolor. Por lo general, estos chasquidos se producen a causa de variaciones de presión en los disueltos en el líquido sinovial (o lo que es lo mismo, líquido que lubrica las articulaciones). Si no hay dolor, no debes preocuparte.

Sin embargo, estos chasquidos pueden venir acompañados de dolor, lo que puede indicar presencia de artrosis o artritis, en cuyo caso, deberíamos acudir a un profesional como el traumatólogo o el reumatólogo.

Otra de las causas puede ser la debilidad muscular o la hiperlaxitud articular (un exceso de elasticidad). En el caso de que así te lo hayan diagnosticado, debes fortalecer la zona con ejercicios específicos que te recomiende el fisio.

4.- Ante una inflamación, ¿frío o calor?

Es una de las dudas más extendidas. La respuesta es simple, cuando exista inflamación debemos aplicar frío, pero ¡ojo!, el hielo siempre debe ir cubierto con un paño para evitar quemaduras en la piel, y no más de 20 minutos. Cuando se trata de dolores en la columna vertebral o contracturas, debemos aplicar calor.

Aun así, en la zona del cuello, a no ser que te lo recomiende el fisio explícitamente, nunca debemos aplicar frío, pues el cambio de temperatura es posible que nos provoque más dolor.

5.- ¿Es lo mismo un masajista que un fisioterapeuta?

No. Ten en cuenta que el fisioterapeuta es un profesional de la medicina, y conoce diferentes ámbitos, como la fisiología, anatomía y patología médica. Muchas veces debe aplicar técnicas específicas que un masajista, por su formación, no conoce. Digamos que, el masajista está más orientado a la relajación, mientras que el fisioterapeuta, conocen a la perfección el cuerpo y son los únicos capacitados para llevar a cabo una terapia.

En este sentido, mSoluciona, como empresa de ayuda a domicilio que es, dispone de este servicio a domicilio, de tal forma que no necesites moverte de casa para que un profesional te trate. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso!

Ahora que conoces la respuesta a las preguntas más comunes que se hacen al fisio, ¿tienes alguna duda más?


También te puede interesar: Fisioterapia a domicilio: Las ventajas del servicio o ¿Cuáles son las diferencias entre fisioterapia y rehabilitación?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 3)