El frío incrementa el riesgo de hipotermia, problemas cutáneos y caídas en los mayores

El frío incrementa el riesgo de hipotermia, problemas cutáneos y caídas en los mayores

El frío incrementa el riesgo de hipotermia, problemas en la piel y caídas en los mayores, ya que se trata del grupo de población más sensible a esos cambios de temperaturas, sobre todo cuando éstas son extremas.

Hace poco te mostramos 5 razones por las que los mayores de 65 años debían protegerse del frío. Entre ellas, destacaba que se adaptan peor a los cambios, puede provocar hipertensión arterial, son más propensos a padecer infecciones respiratorias y sufren más sus huesos. A todo esto, hay que sumarle que su salud es más delicada, por lo que la hipotermia, los problemas cutáneos son más delicados.

Hipotermia en los mayores

En lo que se refiere a la hipotermia, la prevención es crucial. En los días más fríos se recomienda, incluso, que los mayores no salgan de casa, y si lo hicieran, que llevaran la ropa adecuada, con varias capas, para aislarse bien del frío.

En este sentido, debemos conocer los síntomas, como temblores, escalofríos, disminución de la frecuencia cardíaca y la respiratoria. Pero también signos de torpeza de movilidad.

Problemas cutáneos

Esto ocurre en días muy fríos cuando se contrae la circulación sanguínea. La única manera posible de evitar estos problemas de la piel, es no exponerla a temperaturas excesivamente bajas. Por tanto, es importante utilizar guantes, bufandas, etc.

Caídas en los mayores

Está demostrado que en invierno se producen más caídas en los mayores, algo que puede llegar a ser muy peligroso. Para evitarlas, lo ideal es utilizar zapatos antideslizantes o bastón, aunque si pueden ir acompañados, mucho mejor.

Además de todo esto, no podemos olvidar que el frío disminuye las defensas de las personas. Esto a su vez provoca que las mucosas no funcionen bien, por lo que es más fácil contraer resfriados, gripe o cualquier otra infección respiratoria.

Los mayores que a su vez padezcan enfermedades reumatológicas, como por ejemplo la artrosis o artritis, pueden ver agravada su situación. Sin embargo, existe otro problema añadido que destacan los médicos. Y es que, durante las bajas temperaturas hay un riesgo alto de deshidratación, debido a que se beben menos líquidos y se suma a muchos tratamientos diuréticos. Para remediarlo, es bueno que tomen sopas o caldos, que apetecen más con el frío.

Ahora que sabes que el frío puede provocar muchos problemas en los mayores, lo ideal es protegerse de él para evitar complicaciones innecesarias.


También te puede interesar: Las condiciones en la vivienda influyen en la salud de los mayores